Qué debes saber para montar tu propio negocio.

Habrás escuchado muchas veces que alguien de tu entorno quiere montar un negocio, la mayoría de estas personas no pasan de esta primera fase, el sobre esfuerzo y la incertidumbre son los factores que descartan a la gran mayoría de soñadores. Pero algunos siguen adelante y es en este grupo en el que me quiero centrar en este artículo.

Habrás escuchado muchas veces que alguien de tu entorno quiere montar un negocio, al igual que esta frase algunas personas no solo se repiten sino que dan el gran paso. Por algún motivo, una boutique para vender ropa y complementos, un bar para servir copas, un estudio de diseño web… Son sólo algunos de los negocios futuros y esto ocurre porque la persona que quiere hacerlo le gusta la ropa, le gusta la noche o piensa que se le da bien el diseño. Son personas que arriesgan parte de sus ahorros o que consiguen la financiación justa para poder empezar y ver qué ocurre, personas con grandes dosis de motivación deseando llevar acabo un pequeño sueño, personas totalmente equivocadas y abocadas a un probable fracaso.

7 de cada 10 nuevos negocios cierran y el resto salen adelante con serias dificultades que requieren años de esfuerzos, bajos beneficios, sacrificio de tiempo libre, etc. No es un horizonte muy halagüeño, sin embargo gracias a estos emprendedores el tejido empresarial se regenera y esto es fundamental para el desarrollo de la economía familiar y global.

Llegamos entonces al planteamiento principal y más importante: ¿qué debes saber para montar tu propio negocio? La respuesta no garantiza en absoluto el éxito en la puesta en marcha de una idea y son muchos los factores, pero en general sí podemos incidir en los siguientes:

– Formación: porque si no te apetece estudiar y formarte olvida la idea de crear un negocio directamente. Tener la simpatía de muchas personas y que te guste lo que quieres hacer no es suficiente. Estudiar no significa tener una licenciatura, comprende técnicas de negociación, de ventas, conocimientos detallados del medio y una larga lista de necesidades que emplearás en el día a día.

– Sentido común: muchas tiendas, negocios, proyectos que abren sus puertas las cierran pasados unos meses, en este caso seguro que conocerás también muchos ejemplos. Parece mentira que un marido ayude a su pareja a montar un pequeño negocio para no estar en casa sin hacer “nada” o porque le hace mucha ilusión o porque como a su vecina-amiga le está yendo bien ella también piensa que puede tener un negocio igual y justo al lado, y en donde se va a contratar a la sobrina porque es familiar y no a una persona con un perfil perfectamente enfocado a satisfacer con garantías las necesidades de el/la gerente. Esto que parece obvio se da a diario en nuestra sociedad y ocurre por una desmedida falta de visión empresarial.

– Financiación: fundar una empresa con el dinero justo es totalmente desaconsejable porque no nos deja margen de reacción ante los inconvenientes que no hayamos podido preveer o que pueden surgir en cualquier momento. De nuestros fondos deben quedar al menos un 40% que no tocaremos a menos que sea absolutamente necesario, empezar es difícil y necesitamos poder recurrir a ellos hasta estabilizar nuestra empresa.

– Estudio de mercado: es fundamental, porque te va a dar las claves para maximizar el éxito de tu idea, puede incluso que te des cuenta entonces que es una mala idea, ¿acaso ha de ser buena porque tu lo creas? Un estudio de mercado es una investigación detallada del entorno en el que quieres entrar, vas a poder saber con detalle:

  • Si tu negocio es viable en el entorno en el que has decidido operar.
  • Saber cuál es el ciclo de vida de tu proyecto porque  el mercado cambia y lo que tu quieres ofrecer no tiene porqué tener demanda siempre.
  • Investigar y profundizar cuáles son las necesidades de nuestro nicho de mercado y descubrir nuevos nichos en los que ofrecer nuestros productos y servicios.
  • Vamos a poder definir nuestro target o público objetivo, esto es básico ya que cuanto más conozcamos a nuestro público mejor podremos satisfacer sus necesidades.
  • Podremos disponer de información detallada de nuestra competencia directa e indirecta, esto quiere decir que si por ejemplo quieres montar una boutique tu competencia no son sólo las tiendas de ropa, puede ser también una joyería ya que tu probablemente venderás también complementos, como pulseras. Conocerás la cuota de mercado de tu tipo de negocio y el posicionamiento que ocuparías en el sector.
  • Vas a saber en qué parte de tu ciudad te conviene más abrir un local, en el caso de que lo necesites, la localización es un pilar básico.
  • Vas a poder conocer qué estrategias implementar para entrar en el mercado y llevar a cabo campañas de promoción y ventas para conseguir tu objetivo.

En definitiva deja de lado la manera habitual de llevar adelante una idea. Hay muchas herramientas en marketing para minimizar el riesgo, no tienes porqué conocerlas, para eso están los profesionales, consúltales.

  Si te ha gustado este post deja un comentario a continuación y compartelo en tus redes sociales.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *